Sala de Prensa

Venderán pescado desde S/4.50 el kilo en Ayacucho

Ayacucho, 4 de julio de 2018.- Con el fin de contribuir a mejorar la alimentación en la región, el Ministerio de la Producción a través del Programa Nacional “A Comer Pescado” pondrá al alcance de las familias de Ayacucho pescados de alta calidad nutricional desde S/4.50. La venta se realizará el sábado 7 de junio.

En el festival “Mi Pescadería” se promocionarán caballa y jurel, alimentos ricos en omega 3, a S/4.50 y S/5.50 el kilo, respectivamente. Asimismo, productores nacionales de conserva promocionarán enlatados desde S/2 la unidad, como pulpa de jurel, filete de bonito y anchoveta en salsa de tomate.

En las cocinas en vivo a cargo del chef Moisés Flores, los asistentes aprenderán a preparar de manera sencilla y rápida platos saludables con pescado, como carapulca de pescado y seco de pescado. Además, participarán en charlas informativas para que mejoren su alimentación y se les obsequiarán innovadores recetarios.

La actividad, organizado con el apoyo de la Municipalidad Provincial de Huamanga, se desarrollará el sábado 7 de junio, de 8 a. m. a 1 p. m., en la plazoleta María Parado de Bellido. “Mi Pescadería” es una plataforma comercial que busca acercar los productos hidrobiológicos de alta calidad nutricional a la población.

Niños más inteligentes

Los niños que consumen pescado son más inteligentes y duermen mejor gracias a los ácidos grasos omega 3 que contiene este alimento. Así lo afirma Estefany Araujo, nutricionista del Programa Nacional “A Comer Pescado” del Ministerio de la Producción en Ayacucho.

La especialista señala que el vínculo entre el omega 3 del pescado y una mejor función cerebral se ha encontrado en muchas investigaciones a lo largo de los años. “Los niños deberían comer pescado desde temprana edad,  ya que este alimento tiene muchos beneficios positivos para la salud”, explica Araujo.

Una reciente investigación realizada por la Universidad de Pensilvania de Estados Unidos reveló que los niños que comen pescado, al menos una vez por semana, duermen mejor. Además, tienen un mayor coeficiente intelectual que los que consumen con menos frecuencia o nunca.