Sala de Prensa

Consumo de pescado durante el embarazo mejora la visión infantil

Lima, 21 de enero de 2014.- Consumir con frecuencia pescados azules o de carne oscura durante la gestación y lactancia contribuye a potenciar la agudeza y memoria visual del niño o niña, gracias a su alto contenido de ácidos grasos Omega3, informó Carlos Rubiños, nutricionista del Programa Nacional “A Comer Pescado” del Ministerio de la Producción.

“La agudeza visual es poder ver con nitidez los detalles finos y la memoria visual es la capacidad de retener una imagen en la memoria en corto plazo.  Los ácidos grasos Omega3 del pescado contienen DHA, un componente esencial para el desarrollo saludable del cerebro y de la visión”, destacó el especialista.

Son los pescados azules o de carne oscura los que concentran mayor cantidad de ácidos grasos Omega3. Estos son: el bonito, el jurel, el machete, la caballa y la anchoveta, está última se puede comprar enlatado o en conservas en los puestos de mercados, bodegas y supermercados.

La agudeza visual se desarrolla rápidamente en el primer año de vida y se incrementa lentamente hasta los 3 años de edad aproximadamente. Tener una cantidad abundante de DHA incrementa la maduración de la retina. El DHA se concentra en grandes niveles en el cerebro y en la retina de los ojos en donde participa en la función visual.

Diversos estudios clínicos realizados en diferentes partes del mundo han demostrado mejorías en la agudeza visual y memoria visual en niños y niñas con mayores aportes de DHA durante el embarazo y la lactancia, en tanto que la disminución de DHA en el cerebro y la retina interfiere con el normal proceso de la visión humana y la memorización de los estímulos.

Es preciso destacar que los pescados de carnes oscuras y grasas son mucho más nutritivos que los pescados de carne blanca, debido a su alto contenido proteico y de Omega3, que ayuda a un buen desarrollo y crecimiento del tejido cerebral y de la vista de los niños y niñas.