Sala de Prensa

Consumir pescados azules reduce el riesgo de asma

Lima, 3 de mayo de 2016.- El consumo frecuente de pescados azules ricos en Omega 3 como el bonito el jurel, la caballa y la anchoveta ayuda a reducir el riesgo de contraer enfermedades respiratorias como el asma, indicó la nutricionista del Programa Nacional “A Comer Pescado” del Ministerio de la Producción, Liliana Vargas.

“Diversos estudios han demostrado que el Omega 3 de los pescados azules tiene propiedades antiinflamatorias, lo que contribuye a reducir los síntomas de la inflamación pulmonar en los pacientes de asma. Además refuerza el sistema inmunológico, por lo que se recomienda su consumo desde temprana edad”, enfatizó la especialista.

Agregó que el Omega 3 de los pescados azules activa las células naturales que permiten eliminar los gérmenes del cuerpo, a la vez que protege los pulmones de infecciones y reducen su inflamación.

“Se ve con mucha frecuencia que los padres o los médicos evitan incorporar el pescado en la dieta de un niño pequeño, alertados por la posible aparición de alergias. Sin embargo está comprobado que el consumo de pescado es altamente recomendable, inclusive desde el embarazo”, manifestó.

La especialista agregó que antes de comprar es importante saber identificar un pescado fresco. “Un pescado es apto para el consumo cuando tiene los ojos prominentes y brillantes, agallas rojas y húmedas, escamas firmemente adheridas, su carne es firme al tacto y tiene olor a mar. El puesto de venta siempre debe vender los pescados sobre una mesa cubierta con hielo, lo que asegura la calidad del producto”, dijo.

Recomendó incluir el pescado en las comidas por lo menos tres veces a la semana, preparándolo a la plancha, al vapor o a la parrilla. También se puede consumir en ceviche y tiraditos, evitando las frituras ya que afecta los nutrientes del alimento.

Sobre el asma

Hoy martes 3 de mayo se celebra el Día Mundial del Asma. La OMS calcula que 235 millones de personas en el mundo padecen de esta enfermedad, una incidencia que aumenta de año en año. Se considera que la combinación de factores ambientales, como el aumento de la contaminación, y factores genéticos podrían ser los responsables de este incremento de casos.

El asma es una enfermedad pulmonar crónica que provoca que las vías respiratorias se inflamen, se estrechen y produzcan un exceso de mucosidad. Este es uno de los problemas respiratorios que más afectan a los niños.