Sala de Prensa

Cómo congelar y descongelar el pescado

Lima, 26 de mayo de 2016.- Si compra pescado fresco y no lo va a preparar ese mismo día ni tampoco el día siguiente se recomienda congelarlo inmediatamente para no afectar su inocuidad ni calidad nutricional, informó la nutricionista del Programa Nacional “A Comer Pescado” del Ministerio de la Producción, Liliana Vargas.

En ese sentido, para la congelación la especialista recomendó seguir los siguientes pasos:

  • Asegúrese de que le hayan retirado las vísceras y escamas.
  • Limpiarlo con un paño húmedo limpio, sin exponerlo al agua directamente.
  • Cortarlo en trozos o filetes dependiendo de cómo se va a cocinar tras su descongelación.
  • Guardar las piezas en una bolsa de plástico transparente o en un recipiente que cierre herméticamente.

“Las bolsas para el congelamiento de cualquier alimento deben ser de primer uso y transparentes. De esta manera nos aseguramos de que no se trate de bolsas reusadas y recicladas porque podrían afectar la inocuidad de los alimentos”, subrayó.

El tiempo máximo de congelación recomendado para los pescados azules (bonito, jurel, caballa) es un mes, mientras que para los pescados de carnes blancas hasta dos meses.

Descongelación

La descongelación del pescado puede realizarse de dos maneras:

  • Por refrigeración. Consiste en trasladar el pescado, la noche anterior a su consumo, del frízer (congeladora) a la refrigeradora. Colocarlo sobre un recipiente ya que eliminará agua. Esta es la práctica más recomendable.

 

  • Por inmersión. Introducir el pescado congelado en una bolsa y colocarlo por 1 hora aproximadamente (el tiempo depende del tamaño de la pieza) en un recipiente lleno de agua fría.

Una vez descongelado proceder inmediatamente con su cocción. “Y como norma general nunca deben volver a congelarse los alimentos que previamente han sido descongelados”, dijo Vargas.